93 770 26 73 - WhatsApp: 644 365 175 info@joseramonlopez.net

Que un blog puede ayudar -y mucho- a atraer clientes hacia nuestra tienda online y fidelizarlos, es una realidad que nadie duda.

Es por eso que cada vez son más las empresas y emprendedores que deciden crear un blog relacionado con su actividad económica y profesional.

Por supuesto que plataformas como WordPress y similares han tenido mucho que ver con el auge de los blogs en la red, ya que han facilitado el acceso a tecnología puntera en Internet a usuarios con poco o casi ningún conocimiento de programación  y todo lo relacionado con la web.

Hoy me gustaría explicarte como hago yo para integrar de manera efectiva un blog y una tienda online.

 

LO PRIMERO: OBJETIVOS CLAROS

Para que un blog cumpla su función a la perfección primero me aseguro de que la temática general de este (formada por las categorías, secciones y artículos) se relacione directamente con los productos que se ofrecen en la tienda online.

Un blog puede ser todo lo informativo que queramos. Podemos ofrecer, incluso, ciertos recursos y formación gratuita.

Pero un blog profesional  tiene un objetivo que va más allá de simplemente informar: debe atraer a clientes potenciales hacia nuestro sitio web (tienda online) para que compren nuestros artículos y además fidelizarlos para que repitan en un futuro.

Ahora bien, más allá del contenido en sí, ahora me centraré en el tipo de esquema que podemos crear a la hora de relacionarlo con nuestra tienda online.

ESQUEMA TÉCNICO DE UN BLOG PROFESIONAL

A la hora de implementar un blog profesional yo suelo ver dos posibilidades:

  • Incluirlo bajo el mismo nombre de dominio que nuestra web o tienda online.
  • Crearlo bajo un nombre de dominio distinto, pero siempre enlazado bidireccionalmente con la tienda online.

Quizás la primera reacción sea pensar que siempre es mejor incluirlo bajo el mismo nombre de dominio, pero veremos que no siempre será conveniente o posible.

Si a la hora de crear nuestra tienda online nos decidimos por una plataforma SaaS (soluciones llamadas “llave en mano”) tipo ePages, Shopify, Prestabox o similares, adecuadas para emprendedores con pocos conocimientos técnicos en e-commerce y que no pueden (o no quieren) depender de un colaborador externo para hacer ese trabajo, tendremos que decidirnos o bien por utilizar el gestor de contenidos del propio sistema SaaS (una especie de blog incluido en la tienda online), o crear un blog tipo WordPress separado del sistema de la tienda online.

Yo la primera opción NO la suelo aconsejar a mis clientes. Los gestores de contenido tipo blog de estos sistemas SaaS ofrecen muchas menos posibilidades de personalización y funcionalidad.

Además, mezclar en una misma interfaz la tienda online (con productos, fotografías de productos, ofertas, reclamos publicitarios, etc…) con nuestro blog (artículos, notícias o cualquier otra información) es un craso error. Ese tipo de interfaces son caóticas y vamos a conseguir despistar por completo a nuestro visitante.

Recuerda, una tienda online debe ser un lugar donde encontrar con gran facilidad y rapidez lo que nuestros visitantes buscan. Queremos que sus visitas se conviertan en ventas. La tienda online se enfoca solo en vender.

Si nos decidimos por separar ambos sistemas (tienda online por un lado y blog por otra) ahora es el momento de decidir dónde vamos a ubicar cada cosa. Hay varias opciones, pero nuestra decisión final está subordinada al tipo de plataforma ecommerce que escojamos.

Si nos hemos decidido por una plataforma SaaS (llave en mano), no será posible crear una carpeta dentro del directorio principal de nuestro dominio, ya que en un sistema llave en mano NO tendremos acceso al servidor ni a los archivos que conforman la tienda online.

Dichos sistemas son cerrados y dejan poco o ningún margen para toquetear en el servidor. Dada esta situación, si queremos instalar un blog tipo WordPress (la mejor opción si queremos crear un blog profesional y ampliable cara al futuro) tendremos que decidirnos por comprar otro dominio diferente e instalar bajo ese nombre de dominio el blog.

Si por otro lado nos hemos decidido por una plataforma de comercio electrónico opensource tipo Prestashop, Magento o similares, sí que tendremos acceso libre y total a nuestro servidor, por lo que podremos implementar perfectamente bajo el mismo dominio (creando una carpeta dentro del directorio raíz) nuestro blog.

Por ejemplo, supongamos que nuestro dominio es www.mitiendaonline.com. El CMS (gestor de contenido tipo WordPress) de nuestro blog lo podríamos instalar en una carpeta a la que llamaríamos /blog, por lo que para acceder a nuestro blog tendríamos que dirigirnos a la siguiente dirección: www.mitiendaonline/blog.

Esta configuración de un blog profesional con respecto a una web corporativa o tienda online, es la que suelo recomendar a mis clientes, pues por mi experiencia he visto que es las más utilizada y eficaz.

JUNTOS PERO NO REVUELTOS

Bien, tenemos ambos contenidos implementados por separado -tienda online o web corporativa por un lado y blog por otro- por lo que es el momento de planificar su integración de la manera más eficaz posible.

El hecho de que ambos contenidos estén separados no implica que no exista integración entre una cosa y otra. Ahí es donde entra nuestra estrategia a la hora de diseñar la interfaz de nuestro blog, de la tienda online o de nuetra web.

Sin la necesidad de que tengan exactamente el mismo diseño, sí que tendremos que aplicarnos para que haya una armonía (coherencia) visual entre una cosa y otra. Es decir, quien visite nuestro blog y nuestra tienda online, tendrá que tener la sensación de que está en el mismo sitio.

Lo ideal es que el aspecto visual sea similar uno de otro pero con alguna característica única que los identifique por separado. Es decir, que cuando un visitante esté en nuestro blog, sepa que está en el blog y cuando está en nuestra tienda online no tenga dudas de donde está. Dicho de otro modo: juntos pero no revueltos.

Para que nuestro blog cumpla a la perfección con el objetivo de atraer visitas y convertirlos en clientes que nos compren, el contenido de nuestro blog debe estar directamente relacionado con nuestra actividad comercial.

Eso sí, nuestros artículos no deben dar la sensación de que son simples panfletos publicitarios. Para que nuestro blog atraiga visitas debe ofrecer algo a nuestros visitantes.

La fórmula ideal a menudo es plantear un problema común y ofrecer una solución. Dicha solución puede estar en una técnica (mostrémosla de manera escrita o incluso mediante un video demostrativo enlazado a YouTube), un producto (expliquemos o demostremos sus características y ventajas) o quizás un servicio.

En todo caso nuestro artículo enlazará en algún momento (o mejor en varios) hacia nuestra tienda online donde, ahora sí, le ofreceremos (venderemos) sin tapujos a nuestro visitante nuestro producto o servicio. Es en algún momento del proceso que lo que fue un visitante del blog se llega a convertir en cliente que nos compra.

No todo el contenido (artículos, vídeos, presentaciones) de nuestro blog, tiene porque estar orientado 100% a la venta. Es bueno (y necesario, diría yo) que dejemos un poco de espacio y oxígeno a nuestros visitantes.

La idea es que nuestro blog no apeste a mera publicidad. Debe, sobretodo, ser informativo y aportar algo de valor a quien lo visita. De lo contrario, no logrará su objetivo correctamente.

En definitiva, un blog bien planificado e integrado puede llegar a ser un perfecto relaciones públicas y vendedor de nuestra tienda online.

 


¿Te ha parecido interesante este artículo?  Si es así, puedes suscribirte a mi blog. Cada semana escribo al menos un artículo relacionado con marketing online, ecommerce, SEO, WordPress, redes sociales y ciberseguridad.

Y, por supuesto, si tienes alguna duda, quieres realizarme una consulta técnica o estás interesado en contratarme como profesional freelance, puedes contactar conmigo o conocerme mejor en mi perfil profesional.

  • Suscríbete a mi blog
  • Conoce mi perfil profesional
  • Contacta conmigo